Como todos los años, un patrón de la fundación viaja a Benín para supervisar nuestros proyectos en la zona, corregir fallos y potenciar lo que funciona.

Se han tenido reuniones y encuentros tanto con los alumnos becados como con los padres y profesores de los mismos. Tambien nos encontramos con los coordinadores de zona africanos, Jeremie y Julian, y quizás la mejor noticia es la mejoría de este último, coordinador de la zona de Biró, que sufrió un ictus en la parte izquierda a primeros del 2016. Aún le queda pero no le falta fuerza de voluntad para seguir adelante con su trabajo.

Por otro lado, aprovechamos para planificar los trabajos de construcción del Centro de Formación Rural y Promoción de la Mujer para toda la estación seca, la cocina, un taller donde Albert, responsable del centro, pueda trabajar su carpintería, los vientos de los edificios, las aulas, almacenes, habitaciones,… revisión con Teo, coordinador general de los proyectos de la fundación en Africa, y con Leopoldo, presidente en africa, de la situación y estado de salud de la fundación.

De estas reuniones sacamos la conclusión de que los proyectos van bien. Los estudiantes siguen trabajando duro. Debido al elevado número de ellos (2.800 en Biró, 3.000 en N’Dali,…) sus turnos están partidos, unos de 7 a 10 de la mañana y de 13 a 16 horas, y otros de 10 a 13 y de 16 a 19 horas. Trabajan en clases con una ratio de entre 60 y 80, lo que influye negativamente en su rendimiento.

Este año contamos con 63 becados en secundaria y 19 universitarios, 4 de ellos en la recta final, de manera que al final de curso tendremos ya 6 licenciados.

Para terminar contaros la anecdota de la mamá de un becario del poblado de Wenú, a 8 km de N’Dali que vino andando solamente para darnos las gracias por haber becado a su hijo, le enseñamos la revista y el calendario y se lo pasó en grande viendo en las fotos a muchos conocidos. Decía «kuku, todos ellos han viajado a la tierra de los blancos sin pagar un franco»

Un saludo a todos y todas